Error en seducción nº 1

Hay muchos errores en seducción, pero este es el error en seducción nº 1, el más grave y fatal.

Te voy a contar una historia muy, muy interesante, que data del siglo XVII. Esta historia extraída del excelente libro las 48 leyes del poder, de Robert Greene

Erase una vez, un joven marqués enamorado de una condesa

Ninon de Lenclos, la cortesana francesa más famosa del siglo XVII, había escuchado pacientemente durante varias semanas al marqués de Sévigné describirle sus emociones en busca de una joven condesa, bella pero inaccesible.

Ninon, entonces de 62 años, conocía bien el amor y la seducción: las familias más importantes de Francia le enviaban a sus hijos para instruirlos en el amor y la seducción.

El marqués era un joven de 24 años, encantador, apuesto, pero sin la menor experiencia sentimental. Al principio, a Ninon le divirtió escuchar al joven marqués hablar de cómo cometía tanto error en seducción, pero pronto se cansó. Incapaz de sufrir su incompetencia, especialmente en esta área, decidió educarlo (en nuestro lenguaje moderno, entrenarlo) para que no cometiera ningún error en seducción

Nuestro protagonista primero tuvo que entender que se trataba de una guerra despiadada: la bella condesa era una ciudadela que debía ser asediada siguiendo una estrategia digna de un general del ejército. Cada paso debe planificarse y ejecutarse con sumo cuidado sin cometer ningún error en seducción.

Error en seducción nº 1
Error en seducción nº 1

El inicio de la Operación Seducción

para no cometer ningún error en seducción, era necesario, le dijo, acercarse a la condesa primero desde la distancia, con indiferencia. Luego, cuando estuvieran a solas, tratarla como a una amiga y no como a una posible amante. Esto la induciría a error al creer que el marqués quizás solo estaba interesado en una simple amistad.

Una vez sembrada la confusión en la mente de la condesa, es hora de ponerla celosa. En la próxima reunión, en una recepción parisina, el marqués debería ir con una atractiva joven a su lado. Esta bella compañera tendría amigas tan bonitas como ella, de modo que dondequiera que la condesa se encontrara con el marqués en adelante, él estaría rodeado de las más hermosas mujeres de París.

La condesa no solo se consumiría por los celos, sino que llegaría a considerar al marqués como capaz de despertar el deseo de otras mujeres. Ahora, explicó pacientemente Ninon al joven, a una mujer interesada en un hombre le gusta ver que otras mujeres también están interesadas en él.

¿Por qué ocurre esto?

Bueno, eso no solo te da un valor inmediato, sino que a una mujer le da la satisfacción de arrebatárselo a sus rivales.

Una vez que la condesa estuviera celosa pero intrigada, sería el momento de empezar a seducirla. El marqués se abstendría de mostrarse donde la condesa esperaba verlo, eso sería un error en seducción. Entonces, de repente, irrumpiría en los salones a los que nunca había asistido antes, pero donde solía estar la condesa.

Ella sería incapaz de prever sus apariciones. Todo esto la llevaría al estado de confusión emocional que tanto necesitaba.

Así se hizo, la operación de seducción del marqués estaba causando estragos.

Ninon (su entrenadora) supervisó la marcha de las operaciones del marqués: gracias a su red de espías, supo que la condesa se reía un poco más de las ocurrencias del joven, escuchaba más atenta sus historias y que de pronto multiplicó las preguntas por responder. También lo miraba más a menudo: una verdadera avalancha de signos de interés.

Error en seducción nº 1
Error en seducción nº 1

Ninon se dio cuenta de que la joven caía bajo el hechizo del marqués.

Ahora era cuestión de semanas, tal vez uno o dos meses, pero, si todo iba bien y no se cometía ningún error en seducción, ¡la ciudadela sería tomada pronto!

Unos días después, el marqués se reunió con la condesa. Estaban solos. Cediendo a su propio impulso, en lugar de seguir las instrucciones de Ninon, cogió las manos de la bella  condesa y declaró su amor por ella. La joven parecía confundida, lo que lo sorprendió. Ella se mostró distante, luego se disculpó.

Durante el resto de la noche, evitó su mirada y se alejó cuando él se fue.

Las siguientes veces que la visitó, le dijeron que no estaba en casa. Cuando finalmente aceptó volver a verlo, ambos se sintieron avergonzados e incómodos.

El hechizo se rompió. Roto. Destruido. Final de la historia. Caen las cortinas. Los espectadores lloran. Ese es el error en seducción nº 1

Error en seducción nº 1
Error en seducción nº 1

Ahora analicemos todo este error en seducción

Si eres lo suficientemente inteligente, creo que no necesitas un análisis. Probablemente hayas captado el mensaje de como sucedió este grave error en seducción.

Era necesario, le dijo Ninon al marqués, acercarse a la condesa primero desde la distancia, con indiferencia. Luego, cuando estuvieran a solas, trátala como a una amiga y no como a una posible amante.

Cuando conoces a una chica que te gusta y que te interesa, lo primero y más fácil de hacer es ocultar tu interés. Dos elementos cruciales son esenciales aquí: la forma en que hablas y tu lenguaje corporal.

Es muy fácil no expresar tu interés, pero muchas veces, los seductores aprendices o simplemente los hombres en general, se dejan traicionar por su lenguaje corporal, lo que es un grave error en seducción. No importa cuánto le digas que la quieres como amiga, pero si tu lenguaje corporal dice lo contrario, instantáneamente estás a la vista. Juego terminado.

A una mujer interesada en un hombre le gusta ver que otras mujeres también están interesadas en él.

Es el famoso concepto de «prueba social».  Cuando sales con otras mujeres, especialmente cuando te ves con otras mujeres (a ser posible, hermosas), automáticamente te clasifican como un hombre «creador del deseo por la mujer».

El mundo entero te quiere y te envidia, incluso los hombres

Si tienes un objetivo en mente, nadie te prohíbe seducir y conocer a otras mujeres. O, al menos, estar con ellas. Si eres nuevo en las citas, estoy seguro de que tienes algunas amigas que pueden jugar contigo.

Si tuviera que señalar con el dedo, la mayor pifia en toda la historia de la humanidad en el mundo de la seducción, sería declarar tu amor a una mujer, ¡ANTES de que ella lo haga!

No seas tan romántico y lindo, es un error en seducción.

Además, deja de ver esas comedias románticas al estilo de Hollywood. No nos preocupamos mucho por nuestra cara. Sobre todo, no creas que la vida real están sucediendo cosas como lo hacen nuestros vecinos estadounidenses.

Rodilla en el suelo, ramo de flores en mano y dos músicos en el violín, todo esto es puro y perfecto cliché. Aunque las mujeres nos hacen sentir que aman todas estas historias románticas, secretamente quieren todo lo contrario.

De hecho, una mujer necesita un hombre fuerte que controle sus emociones y su realidad. Necesita un hombre que la domine y que le dé sentimientos de seguridad, alegría y felicidad.

Una mujer apenas necesita un títere romántico que le diga «te amo» después de dos citas, y mucho menos un payaso que dice estar listo para ofrecerle la luna.

Te recuerdo: recupera la calma y no caigas en este error en seducción de principiante. No estamos en un cuento de hadas. Y las mujeres están cansadas de escuchar gilipolleces.

Te puede interesar:

Eres demasiado amable con las mujeres y por estas 8 razones no ligas

Follamigo, instrucciones de uso y 3 consejos

Cómo seducir y atraer a una mujer

Deja un comentario