Las artes de la seducción femenina

Ciertas estrategias de seducción femenina pueden convertirse en un arma infalible para conquistar a nuestro objeto de deseo.

En la seducción, tanto hombres como mujeres, buscan gustar, sentir que son deseados. Pero la mujer tradicionalmente ha dominado más este tipo de técnicas.

Si en la seducción femenina hace años se utilizaban ciertos complementos (como los abanicos, los pañuelos o el cigarro) para ofrecer una imagen más glamourosa y seductora, actualmente para la seducción femenina basta con el dominio del propio cuerpo.

Estos son algunos signos de seducción femenina ampliamente utilizados. Si eres hombre, toma nota para no perderte en el juego de la conquista:

  • miradas insinuantes y directas
  • movimientos suaves de los labios
  • movimientos insinuantes de la lengua
  • cruce de piernas (estilo Sharon Stone en «Instinto Básico»)

Los hombres, por su parte, también se han apuntado al arte de seducir sin necesidad de soltar palabra (lo que, a menudo, muchas mujeres agradecen). El repertorio de técnicas es más limitado pero se pueden mencionar algunas:

  • dibujar los labios con el pulgar (como el chico del archiconocido anuncio)
  • movimientos pélvicos seductores en la pista de baile
  • mirada perdida tipo «perrito apaleado» (para suscitar compasión o ternura)

Pero la seducción no es sólo cuestión de poses, también cuenta mucho la actitud de la persona, especialmente la autoestima. En este sentido, es fundamental la seguridad en uno mismo. Y, sobre todo, conseguir transmitirla.

Y examinados estos conceptos básicos, he aquí un decálogo de armas de seducción femenina para seducir a un hombre desconocido en un acto social.

1. Vístete de forma sexy pero resaltando los atributos de tu cuerpo (tus puntos fuertes) y manteniéndote fiel a tu estilo, a tu personalidad. Lo esencial para la seducción femenina es que te sientas cómoda, segura y que la ropa te ayude a transmitirlo.

2. Mira a tu objeto de deseo a la cara pero sin acosarle. Podrías intimidarle.

3. Desaparece durante unos momentos. Conviene crear un poco de intriga, de suspense, para que aumente su deseo.

4. Aproxímate a él sin que se note que él es la causa. Utiliza cualquier excusa: pedir una copa, hablar con alguien, etc.

5. Vuelve a desaparecer. Este juego de apariciones y desapariciones incrementará su interés.

6. Imagínate alguna escena erótica con él. Tus pensamientos se traslucirán en tu rostro. Se notará la sensualidad que rebosa tu fantasía.

7. Sé seductora en tus gestos: juega con tu pelo, acaricia tu cuello, toquetea tu nariz,… Pero ten en cuenta que estos gestos de seducción femenina no pueden ser forzados, tienen que ser naturales y espontáneos. El objetivo es que él desee recorrer esas mismas zonas con sus manos.

8. Si te apetece bailar y la situación lo permite, hazlo de forma despreocupada.

9. Lánzale una nueva mirada insinuante y directa para comprobar que toda la estrategia anterior ha surtido efecto. Si es así, acércate y háblale o permite que él lo haga.

10. Lo demás ya es cosa de dos…

Obviamente este decálogo de seducción femenina puede sufrir tantas variaciones como deseen los interesados. No nos responsabilizamos de los efectos de su aplicación

Te puede interesar:

Cómo enamorar a un hombre

Cómo seducir a un hombre

Seducir a un hombre con 10 trucos muy eficaces

Deja un comentario

Salir de la versión móvil